Compartir

Chilpancingo, Gro., 26 de septiembre de 2017.- “Se reubicará a las familias que hayan resultado realmente afectadas, seguiremos siendo solidarios con ustedes”, dijo el alcalde Marco Antonio Leyva Mena, durante una reunión con las familias que tienen su casa en los márgenes de la barranca El Tule que resultaron damnificadas por el deslizamiento de tierra.

En el auditorio “José Inocente Lugo” de Palacio Municipal, y acompañado por integrantes del cabildo, el presidente municipal refrendó su solidaridad y compromiso de apoyar a las familias que resultaron afectadas por el deslizamiento de tierra en la barranca de El Tule el pasado domingo, a consecuencia de las precipitaciones pluviales y los sismos que se han registrado en las últimas semanas.

Es por ello que el gobierno municipal iniciará con la búsqueda de una reserva territorial para la reubicación de las 16 familias cuyas viviendas resultaron afectadas, más las que se tengan que agregar, aclarando que no se permitirá que nadie se aproveche de la contingencia presentada en la barranca de El Tule, toda vez qué hay personas que resultaron beneficiadas con una vivienda en el fraccionamiento Nuevo Mirador en años anteriores, y que ya no debían habitar en los márgenes de la barranca El Tule.

El presidente municipal aclaró que para la reubicación se van a considerar aquellas familias que no hayan sido beneficiadas con una vivienda en el fraccionamiento Nuevo Mirador, cuando ocurrió la contingencia por los fenómenos Ingrid y Manuel.

Marco Leyva dijo que comprende la incertidumbre de las familias ante el riesgo de perder su patrimonio, por lo que se acordó la realización de un diagnóstico técnico del deslizamiento de tierra en la barranca, así como el desalojo de la zona para que las familias se trasladen al alberge temporal que estará siendo atendido por el DIF municipal.  

Además, instruyó al personal de Desarrollo Urbano y Protección Civil realizar visitas en las viviendas de las familias afectadas, así como las que se encuentra en alto riesgo, con la finalidad de recabar evidencias de las afectaciones para solicitar los recursos del Fonden, “aun cuando no puedan tener problemas estructurales las viviendas, las familias deben de desalojar sus hogares, dado que el deslizamiento que se está generado es inestable”.

El primer edil hizo un llamado a las personas que aún se resisten a dejar sus viviendas, a hacer conciencia y actuar de manera responsable desalojando las casas que están en riesgo y no exponer su vida, toda vez las las lluvias continuarán en lo que resta del presente mes y el siguiente.

Incluso refirió que el coordinador de Protección Civil, Gustavo Vela, y el regidor Julio César Morales, serán los portavoces oficiales del tema ante las familias afectadas, con quienes se acordó la realización de reuniones cada dos días para darle continuidad de la contingencia presentada.

Mientras que el personal de Protección Civil del Estado dio a conocer que se trata de un deslizamiento de tipo traslacional de frente, que tiene una longitud de aproximadamente 100 metros lineales, con la pendiente generada de 60 a 80 grados, afectando la ladera y generando zonas de alto riesgo.

Asimismo, agregaron que los principales factores que contribuyen al deslizamiento de tierra son vertimientos de aguas domésticas en la barranca, así como las aguas pluviales que bajan de la colonia primero de Mayo y la invasión de viviendas en las áreas de la barranca; ademas de señalar que en dicha zona se tiene una historia de deslizamiento de hace más de 30 años.