Pricing Table Particle

Quickly drive clicks-and-mortar catalysts for change
  • Basic
  • Standard Compliant Channels
  • $50
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 1 GB of space
  • Support at $25/hour
  • Sign Up
  • Premium
  • Standard Compliant Channels
  • $100
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 10 GB of space
  • Support at $15/hour
  • Sign Up
  • Platinum
  • Standard Compliant Channels
  • $250
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 30 GB of space
  • Support at $5/hour
  • Sign Up

En la Guerra de Independencia, Chilpancingo tuvo un papel relevante. Sus habitantes, encabezados por Leonardo Bravo, se declararon por la insurgencia desde fines de octubre de 1810, apoyando una incursión insurgente desprendida del ejército de Hidalgo que había llegado por el norte del actual territorio guerrerense. Sin embargo, estas acciones fueron reprimidas por las autoridades realistas y la familia Bravo fue perseguida y obligada a buscar refugio en su hacienda de Chichihualco.

Unos meses después, el 24 de mayo de 1811, José María Morelos junto con los Bravo y los Galeana, entraron y tomaron Chilpancingo. En esta población así como en Tixtla y Chilapa, se estableció el cuartel general insurgente, en donde los rebeldes permanecieron hasta noviembre del mismo año. Lapso en el cual organizaron su ejército, elaboraron la estrategia de campaña y llevaron a cabo el inventario y decomiso de las pertenencias y producción de diversas fincas en Petaquillas, La Imagen, Tepechicotlán, Mochitlán, Quechultenango, Acahuizotla, Cuajinicuilapa, Dos Caminos, Chocolmani, Cocuyulillo, Soyatepec, Paraje del Potrero, San Miguel y San Martín, entre otras, para aprovisionar a las tropas insurgentes.

Dos años después, en 1813, tuvo lugar en Chilpancingo uno de los eventos más trascendentales de la Guerra de Independencia: el Primer Congreso insurgente o de Anáhuac. Para dicho acontecimiento, Morelos elevó Chilpancingo a la categoría de “Ciudad” y llegó a esta población el 1º de septiembre de 1813; el 11 expidió el Reglamento para la instalación, funcionamiento y atribuciones del Congreso; el 13, se llevó a cabo la elección de José Manuel de Herrera como diputado por la Provincia de Tecpan. El 14, el mismo día en que inició el Congreso, fue elegido el Ayuntamiento de Chilpancingo que fungiría el resto de ese año y todo el siguiente, el cual se compuso de la siguiente manera:

Intendente corregidor: Ignacio Ayala   Fiel contraste: Casimiro Bravo
Asesor ord.: José M. Ponce de León   Juez de Policía: Vicente Leyva
Alférez mayor: Máximo Bravo   Comisionado de fiestas: Darío Vega
Alcalde provincial: José Rodríguez   Regidor honorario: Baleriano Adame
Alguacil mayor: Juan de Vega   Regidor honorario: Manuel Vázquez
Cont. de menores: Ángel de León   Escribano: Vicente García
Juez del posito: Rafael de Vega   Alcalde 1º: Antonio de León
Fiel ejecutor: José Catalán   Alcalde 2º: Manuel Vázquez



En el Primer Congreso de Anáhuac celebrado en Chilpancingo se discutieron y aprobaron asuntos de gran trascendencia en la historia de México, que fueron la base del sistema político actual. Aquí, se leyeron los “Sentimientos de la Nación” dictados por Morelos y, con base en éstos, se declaró por primera vez que “la América” era libre e independiente de España y de cualquier otra nación. En Chilpancingo se aceptó que la soberanía dimanaba del pueblo y no de una persona, lo que rompió con la monarquía y marcó las pautas de una nueva forma de gobierno republicana. Su ejercicio se dividiría en tres poderes: el legislativo, el ejecutivo y el judicial y ya no sólo en el monarca. También se estableció la igualdad jurídica y social de todos los mexicanos, contraria a la diferenciación impuesta por la legislación novohispana. Además de que se reconoció que las leyes se debían aplicar a toda la sociedad por igual, sin privilegios de ninguna especie, y éstas deberían de tender a moderar la opulencia y la indigencia.

Fue también en Chilpancingo que el Congreso insurgente expidió el Acta Solemne de la Declaración de la Independencia de la América Septentrional, el 6 de noviembre de 1813.


Colaboración : María Teresa Pavía Miller
Centro INAH Guerrero